Apuntes de Astrología

La astrología es considerada una ciencia de lo esotérico que según muchos devenga de la astronomía y la meteorología lo energético, la percepción, el sistema de interpretación e influencia de la constelación universal sobre el ser humano y acontecimientos en este plano. Es una disciplina que se encarga de investigar y experimentar el lenguaje interpretativo de la realidad, los elementos de la naturaleza y el vínculo de sincronicidad con el sistema solar y cosmos para emitir un resultado integral significativo de lo observado, el observador y el receptor.

Cuando observamos el cielo por las noches y vemos la cantidad de estrellas donde muchas de ellas forman figuras que necesitamos adjudicarles un significado o algunas brillan más que otras y deseamos que emanen algún tipo de comunicación a través del ritmo de su titilar, estamos buscando crear una experiencia interpretativa sincrónica con nuestro plano, necesidad y ser, pero que sin ninguna clase de conocimiento sobre la astrología sus alineaciones y lenguaje cartográfico se vuelve efímero en nuestra mente, pensamientos y realidad.

Es necesario tener en cuenta que la astrología requiere de diferentes apuntes organizativos para  emitir un razonamiento deductivo analógico relacional y funcional que nos sirva en nuestra vida; tomando esto como base junto con la investigación cósmica, las casas astrológicas y los lineamientos cartográficos de los planos extra esféricos, físicos reales y datos específicos del individuo se puede a través de la astrología elaborar un mapa astral, que también en muchos lugares es llamado “carta natal” que describe actitudes, aptitudes, rasgos de la personalidad, talentos entre otros elementos. Es recomendable que para la carta tenga una interpretación más puntual sea elaborada por un astrologo experimentado que sepa realizar un análisis exhaustivo y personalizado.

La astrología es la rama indicada para estudiar la relación entre la humanidad, los acontecimientos terrenales y los astros que están vinculados entre sí marcando un ciclo simultáneo, equilibrado y paralelo con las fases planetarias para descifrar comportamientos humanos y eventos existenciales significativos.

Apuntando al “blanco” con la Astrología

Es interesante lo que se puede explorar, descifrar e inferir de hechos, vivencias y porvenir gracias a la astrología, la cual vendría actuando como una técnica circunstancial para indagar y propiciar alternativas que  motiven a transformar la realidad y permitir una evolución trascendental del individuo, del momento y la acción que eleven el auto conocimiento y los cambios necesarios para mejorar nuestro rol y posición a lo largo del transitar vivencial.

Hay aspectos relevantes que contribuyen a delimitar ciertos  apuntes necesarios a considerar para el trabajo asertivo dentro de la astrología, entre los que destacan: Las elecciones astrológicas, la simbología e interpretación, los signos, las casas astrológicas, los Modelos planetarios, los cambios lunares, la astrocartografía, las ondas armónicas, Fisiognomía Astrológica, el índice de logro del destino, progresiones y proyecciones.

Ha surgido una tendencia innovadora de utilizar la astrología como una herramienta alterna en la rama de la psicología para conseguir indicativos reveladores que aporten un diagnóstico y tratamiento. Siendo también propuesta como una ciencia alternativa y complementaria de nuevas técnicas terapéuticas para la intervención de una situación o condición médica, social o espiritual.

La Carta Astral

La carta astral es una instantánea del cielo, en el lugar de la Tierra y en el día y hora de tu nacimiento. En ella se reflejan las posiciones del Sol, la Luna, y los planetas, en relación con la bóveda celeste y con el horizonte del lugar de nacimiento, así como las relaciones de aquellos entre si.

La interpretación de una carta astral (vulgarmente denominada horóscopo) consiste en descubrir de qué manera esas posiciones influyen, condicionan, y determinan las características personales y sociales de una vida.

Primero nos vamos a referir a la posición de los astros (Sol, Luna, y planetas) en relación con el fondo de la bóveda celeste, que astrológicamente se considera dividida en doce partes, los doce signos del Zodiaco. A pesar de que la complejidad de cada persona es muy superior a lo que se puede describir a una máquina, es posible, no obstante, establecer una serie de rasgos de personalidad y de destino, que se derivan de tu carta astral a partir de las posiciones de los astros el día de tu nacimiento. Creemos que el análisis de las características que vamos a enumerar a continuación podrá serte de utilidad para avanzar por el camino del autoconocimiento.

El Sol

El rasgo astrológico mejor conocido entre el público en general es el signo solar, es decir, la posición del Sol en el horóscopo. La respuesta que das a la pregunta ‘De qué signo del Zodiaco eres‘, es tu signo solar. Al decir que eres de un signo, en realidad te estas refiriendo a que, cuando tú naciste, el Sol estaba en ese signo. Desde un punto de vista técnico el Sol representa la imagen que tiene uno de si mismo, el consciente, la voluntad, y su destino último. Por esta razón, es normal que uno se sienta identificado con las características de su signo.

Ascendente

El Ascendente de una carta astral es el punto de la bóveda celeste que empezaba a asomar por el Este en el momento de que se trata la carta (en este caso, tu nacimiento). Es un punto importante porque expresa como nos han condicionado la circunstancias. Indica la conducta aprendida, así como la imagen que presentamos a los demás. Así mismo se relaciona con la forma en que tiendes a empezar las cosas.

La Luna

Otro elemento importante de tu carta astral lo constituye la posición de la Luna. Al contrario que la posición del Sol, que no varía de un año a otro para la misma fecha, la posición de la Luna es distinta incluso para aquellas personas que han nacido unos pocos días antes o después que tú. Más aún si son de años diferentes. Técnicamente representa lo instintivo, inconsciente y corporal en contraposición a lo consciente y voluntario (el Sol).

La Luna expresa nuestra receptividad al entorno, nuestros hábitos diarios y ritmos corporales (nuestros estados emocionales siguen el movimiento de la Luna, como las mareas del Océano). Desde otro punto de vista la posición de la Luna en una carta representa a los progenitores (especialmente a la madre). En términos de psicología, representa el arquetipo femenino. Por lo general, las características de tu signo lunar saldrán a la superficie en situaciones de inseguridad.

Apuntes de astrología

 

Planetas Personales

Hemos visto los tres focos de influencia más importante de una carta astral: el Sol, la Luna, y el Ascendente. Siguiendo con los componentes de tu personalidad, consideramos otros tres factores que te caracterizan. Al leer los párrafos que siguen ten en cuenta que puede haber contradicciones entre ellos. A parte de ser una limitación inherente a las interpretaciones hechas con computador, probablemente se reflejan así tensiones que ya habrás detectado a lo largo de tu vida.

En cualquier caso, las posiciones de los planetas en tu carta indican necesidades básicas de la personalidad que deben se atendidas. Los llamados en astrología, planetas personales, son Mercurio (simboliza la mente y nuestras capacidades y modos de comunicación), Venus (que representa la atracción, la sensualidad, y el sentido de los valores), y Marte (la energía disponible y sus modos de expresión).

Los Planetas Sociales

Los llamados planetas sociales, Júpiter y Saturno, se relacionan con nuestras actitudes y aptitudes para la integración en la sociedad. Júpiter simboliza la fe y el optimismo, y en un sentido más concreto, la suerte y las posibilidades de expansión personal. Saturno es la otra cara de la moneda. Tiene que ver con la aceptación de las propias limitaciones, con responsabilidades, miedos, penas y cargas. Saturno se asocia generalmente con la mala suerte y las desgracias.

Los Planetas generacionales

Los planetas generacionales son Urano, Neptuno, y Plutón. Su movimiento en el cielo es muy lento, por lo que permanecen mucho tiempo en cada signo. Urano esta relacionado con el deseo de individualidad. En una carta indica donde el individuo quiere ser especial, salirse de la norma. Tiene que ver también con la necesidad de cambios. Su posición en una carta apunta al área de lo imprevisto y de las sorpresas (no siempreagradables).

En los casos más evolucionados se relaciona con la persecución del plan cósmico ideal. En los menos evolucionados puede indicar talante revoltoso o terco y tendencia a ‘ir a la contra’.

Neptuno esta relacionado con el deseo de sublimación, donde uno quiere fundirse en una totalidad superior. A nivel más concreto suele indicar un punto de fantasía, abnegación y autoengaño. Plutón (Hades) es el dios de los infiernos en la mitología romana. Curiosamente la situación de Plutón en una carta tiene mucho que ver con esta idea. Plutón, astrológicamente, se relaciona con los instintos más profundos (muy en la línea de la simbología de Escorpio), con las cuestiones de poder y magnetismo, así como con las grandes transformaciones. En una carta señala generalmente el área de comportamientos obsesivos o irracionales.

Planetas sistema Solar - Astrología

Los Aspectos Planetarios

Los aspectos planetarios son relaciones entre planetas, que se producen cuando su distancia angular, en una carta astral, está próxima a una fracción entera de los 360 grados. Así, por ejemplo, si dos planetas están a 120 grados de distancia, es decir, a un tercio de 360, se dice que están en aspecto de trígono. Normalmente se admite que el valor no sea exacto y se habla del ‘orbe’, que es el número de grados que falta o sobra para dicha fracción. Cuanto menor sea el orbe, se considera que el aspecto tiene más fuerza. Otra consideración, en relación con los aspectos, es si a lo largo del día (de nacimiento) se estaban haciendo más exactos (con orbe más pequeño), en este caso se denominan ‘formantes’, y son mucho más importantes que en el caso contrario, en que se califican de ‘separantes’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La voz del futuro