Meditar con colores: guía

meditar con colores

Hoy os traigo un ejemplo muy fácil para introducirnos en la meditación con los colores, recordar que es imprescindible relajarnos antes de la visualización, sólo tenéis que seguir estos pasos:

Medita con los colores

Relájate pensando en un campo lleno de color, 

El campo representa su relación con la naturaleza, piensa en cada una de las flores, visualiza sus colores y sus formas en tu cabeza, cómo están puestas. Imagina que vas andando a través de él y que al lado de ese campo pasa un río enorme.

Interpretación de los símbolos

El río es el flujo de nuestra vida

Dirígete a la orilla, siéntate y mira el agua, lo cristalina que es, hasta puedes ver todos los animales acuáticos que hay por ella. Ninguno se acerca a ti, todos siguen su curso mientras la brisa te roza la piel.

Mira hacia arriba mientras notas el agua en tus pies, verás que el cielo es muy azul. Vuelve a bajar la cabeza y trata de seguir el movimiento del agua y de los peces, ya no existe el miedo, sólo puedes mantenerte relajado.

El agua simboliza su inconsciencia

Si te apetece entrar en el agua, entra, déjate llevar y siente como tu cuerpo se funde con ella, como si te convirtieses en un pez.

Observa siempre lo que te rodea, todos los elementos son importantes, vuelve a la orilla para pensar en recuerdos del pasado, pero tranquilamente, y siente la paz de dominar todo aquello que has pasado, encima de ti hay un arcoiris.

El arcoiris simboliza cómo comprendemos la diversidad de la vida

Cada color es un recuerdo, pero todos ellos están en armonía contigo.

No tengas prisa nunca por cambiar tu visualización, sigue adelante y déjate llevar por lo que tu alma te pida.

Analiza los detalles de tu visión

Después de terminar, nos fijaremos en los aspectos de la visualización, ¿el rio era muy grande? ¿Y tranquilo? ¿Has tenido miedo en algún momento? ¿Algún color te ha provocado un sentimiento negativo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.